bannerhuracanes

lunes, 22 enero 2018

YUCATÁN, EN QUIEBRA

  • PDF

rolando zapata5

*La falta de atención a los sectores por parte de Rolando Zapata Bello dejará un estado indefenso para el próximo mandatario yucateco

*La administración de Rolando Zapata Bello endeudó a por lo menos tres generaciones de yucatecos, gracias a sus malas decisiones

*Mantiene un gobierno lleno de impunidad, excesos y traiciones que benefician tanto a él como a Ivonne Ortega Pacheco

STAFF SOL YUCATÁN

La administración de Rolando Zapata Bello cerrará 2017 con un balance negativo y un estado sumergido en la desesperación económica, social y política. La falta de atención a los diversos sectores del Estado están dejando un estado indefenso para quien saliera victorioso en las elecciones del próximo año.

La administración de Rolando Zapata Bello endeudó a por lo menos tres generaciones de yucatecos gracias a su malas decisiones, malos manejos y la creación de una nómina especial para sus allegados en la cual pagaba 5 mil millones de pesos anualmente, tal y como lo publicó con documento www.solyucatan.com en su momento.

De acuerdo con el Artículo 13, del Decreto 439/2016 publica en el Diario Oficial en el cual se emite el presupuesto de egresos del Gobierno del estado de Yucatán, el saldo neto de la deuda pública directa del Gobierno del Estado de Yucatán al 30 de septiembre de 2016 es de 2,125.41 millones de pesos. Y para el ejercicio fiscal 2017 se estableció una asignación presupuestaria de 354.4 millones de pesos que fue destinada a cubrir la amortización de capital e intereses de la deuda.

Con los ojos cerrados y sin pregunta alguna, los diputados del Congreso local de Yucatán autorizaron dichas condiciones sin tomar en cuenta el daño que le realizarían a millones de pesos que habitan el Estado, que en un momento fue catalogado como el más seguro del país y hoy está sumergido en el fango.

El gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, ha demostrado que más que gobernar fue impuesto como tapadera por Ivonne Ortega Pacheco –así como ahora lo hizo con Mauricio Sahuí Rivero- para cubrir todas las anomalías, tropelías y desvíos económicos que realizó durante su gestión, en la que hizo ricos a todos sus familiares y amigos, así como adquirió decenas de propiedades en el Estado.

Hoy la familia Ortega y Pacheco son de las familias más acomodadas en situación económica y cuentan con miles de hectáreas de tierras repartidas en los 106 municipios de Yucatán, incluyendo la granja de cría de cerdos más grande de la Península y quizás de las primeras del país que fueron cimentadas con el dinero de los yucatecos.
Zapata Bello se encuentra en una encrucijada: Si abandona el gobierno de Yucatán antes de finalizar su administración y buscar una curul en la senaduría y/o simplemente aceptar la propuesta del Presidente de una secretaría federal, podría destapar la cloaca y tanto él como Ivonne Ortega Pacheco podría tener problemas con la justicia federal y local, esto de no ganar su gallo la gubernatura.

Yucatán dejó de ser el paraíso divino del país; hoy la inseguridad es palpable incluso en el primer cuadro de la ciudad y la zona turística como es el Paseo de Montejo; eso sin tomar en cuenta las decenas de colonias y fraccionamientos, en donde todos los días existen asaltos, violaciones, robos a casa habitación y donde los elementos de Luis Felipe Saidén Ojeda no hacen nada o simplemente son cómplices del vandalismo.

El abandono en que Rolando Zapata Bello dejó a Yucatán, y principalmente a la capital del Estado, hoy es evidente, palpable y las dizque autoridades no hacen nada porque están compradas por el gobierno local al igual que los legisladores, partidos políticos y decenas de empresarios locales.

Por estas acciones Yucatán cerrará 2017 como un estado en quiebra y a punto de caerse en pedazos de no redireccionar el camino de un estado que ha comenzado a ser saqueado, como lo fueron sus tesoros mayas de las zonas arqueológicas de Yucatán.

Última actualización el Viernes, 29 de Diciembre de 2017 12:13

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar