bannerhuracanes

domingo, 27 mayo 2018

SAIDEN OJEDA, NO SÓLO VINCULADO AL NARCO, SINO TAMBIÉN AL CONTRABANDO

  • PDF

saiden2

***Se le señala como protector de contrabandistas de pepino de mar

***Dos de sus sobrinos controlan la pesca y el contrabando del producto

***Uno de ellos sorprendido con un millón de pesos que no pudo acreditar

***Sólo estuvo detenido unas cuantas horas

***Multimillonarias ganancias deja la ilegal pesca

***Involucrados funcionarios de alto nivel

José SÁNCHEZ LÓPEZ

STAFF SOL YUCATÁN.- Con la investigación de posible lavado de dinero en el bar Heaven, que la Procuraduría General de la República extendió hasta Yucatán, para averiguar el posible lavado de dinero del jefe de la policía, Luis Felipe Saidén Ojeda, salieron a relucir pasadas investigaciones, que lo involucran con toda una red de contrabandistas de pepino de mar, cuyas multimillonarias ganancias benefician lo mismo a delincuentes que a servidores públicos que los protegen.

De acuerdo a investigaciones federales, la mafia china-mexicana, que
controla el mercado negro de pepino de mar en el país, no podría
actuar sin la complicidad de funcionarios y empresarios mexicanos que
permiten la captura de esa especie, su procesamiento y su transporte
hasta las aduanas, puertos y aeropuertos para finalmente sacarla del
país.

La pesca del producto de mar, que no está permitida pero tampoco
prohibida, luego que la Comisión Nacional Pesquera (CONAPESC),
otorgara algunos permisos en puertos costeros, como: Dzilam de Bravo,
Telchac Puerto, El Cuyo, Celestún, Sisal y San Felipe, lejos de
beneficiar al pescador, resultó el gran negocio para empresarios
pesqueros y autoridades del estado, por lo que se conoce como "pepino
de oro".

Versiones de algunos de los mismos hombres que trabajan en la pesca y
tráfico ilegal del holothuroide (pepino de mar), señalan de manera
directa a los hermanos Armando Antonio y Rodrigo Ortega Saidén,
sobrinos del jefe policíaco, Saidén Ojeda, como los principales
líderes que controlan la pesca y venta ilegal del producto, gracias a
la protección que reciben en los retenes que la Secretaría de
Seguridad Pública del Estado, bajo el mando de Luis Felipe, implementa
en las carreteras Yucatecas.

En puntos como Dzilam de Bravo y Celestún, se han descubierto los
llamados "sancochaderos", que son los sitios donde se lleva a cabo el
proceso de empaque y el traslado de toneladas del producto sin mayores
problemas por las carreteras yucatecas, gracias al respaldo del
titular de la SSPY.

Se dice que los policías que se encuentran en los retenes, al
identificar el cargamento y saber que pertenecen a los hermanos Ortega
Saidén, les permiten el paso sin mayores problemas.

Cuando no sólo se encuentran elementos policíacos estatales, sino
federales, les cobran una cuota de 5 mil pesos para dejar que pasen,
aunque se habla de otras implicaciones federales de mayor nivel, ya
que el pepino de mar, en muchos de los casos, llega hasta los
aeropuertos del estado desde se envía al extranjero, principalmente al
continente asiático.

Cabe recordar que Armando Antonio Ortega Saiden, fue detenido en abril
de 2014, al ser sorprendido con un millón de pesos en su poder, cuya
propiedad legal no pudo acreditar.

Cuando se le detuvo, se identificó no con su nombre, sino con el de su
hermano Rodrigo y se ostentó como sobrino del jefe de la policía de
Yucatán, Luis Felipe Saidén Ojeda.

Su actitud fue soez y amenazante, a grado tal que advirtió que su tío
correría a los elementos que se atrevieron a detenerlo, ya que "tenía
influencias no sólo en la Secretaria de Seguridad Pública del estado,
sino en el mismo gobierno estatal".

Y al parecer si era cierto, pues al menos así lo demuestró el hecho de
que estuviera detenido menos de 20 horas y fuera puesto en libertad,
para continuar, junto con su hermano, con el contrabando del pepino de
mar.

Entre los empresarios que, se dice, promueven y se benefician con la
mafia del producto marino, estarían: Daniel Alcocer, Andrés Magaña,
alias "El Pijijí" y su hijo Olsen Magaña; Mario Ismael Ventura Chay,
Heberth Jesús Torres Pérez, Giner Castillo Alférez, "El Chinto
Castillo", Rigoberto García Soto, Karim Mena Abud, Vladimir Suárez y
cuando menos otra media docena más.

Las indagatorias revelan que en torno a la captura y comercialización
ilegal del pepino de mar, hay una mafia muy bien organizada, que
cuenta con la protección de funcionarios de alto nivel.

De esa mafia, podría ser parte la propia Secretaría de Seguridad
Pública del estado, cuyos elementos estarían blindando las rutas por
donde pasan las toneladas de pepino de mar, pues aun cuando hay
instalados diversos retenes no se intercepta ningún cargamento y el
producto pasa.

Otra versión señala que el penal de Mérida, está lleno de gente que no
quiso participar en el contrabando, a los que el mismo Saidén Ojeda
les sembró el pepino y si se atreven a denunciarlo, entonces la
siembra es de mariguana, cocaína y otras drogas, para que permanezcan
varios años en la cárcel.

La disputa por el control de la pesca y el contrabando del pepino de
mar, ha provocado ya enfrentamientos a balazos, como en los casos de
La Caleta, en el puerto de abrigo Yucalpetén y en Chicxulub e inclsive
se han dado intentos de asesinatos entre los mismos pescadores que han
llegado a cortar la manguera a los buzos cuando se encuentran en el
fondo del mar.

Ante ello, la Subprocuraduría Especial de Investigaciones de Delitos
Federales de la PGR, destacó ya personal para continuar con las
pesquisas y llegar hasta el fondo de caso.

Última actualización el Sábado, 25 de Marzo de 2017 11:31

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar