bannerhuracanes

viernes, 15 diciembre 2017

ORTEGA Y ZAPATA: DESVÍOS MULTIMILLONARIOS EN OBRAS FANTASMAS

  • PDF

rolando ivone

***Media docena de "elefantes blancos" para encubrir operaciones ilícitas

***Miles de millones de pesos despilfarrados en obras inexistentes

***Al menos cuatro de Ivonne Ortega y dos de Rolando Zapata

***Impunidad rampante: quejas, denuncias, señalamientos, son ignorados

***Se encubren y protegen entre ellos mismos

***Han endeudado a Yucatán con más de 7 mil millones de pesos

STAFF SOL YUCATAN

En menos de 9 años, un promedio de 2 mil millones de pesos han sido
derrochados por una ex gobernadora y el gobernador de Yucatán, en la
supuesta construcción de hospitales y diversas obras, que sólo
resultaron "elefantes blancos" para desviar millonarios recursos en
operaciones ilícitas encubiertas.

En el caso del hospital del Tekax, de 30 camas, comenzó a edificarse
durante la administración de Patricio Patrón Laviada (2001-2007), en
septiembre de 2006, con el permiso correspondiente de la Comisión
Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS),
organismo desconcentrado de la Secretaría de Salud (SS) encargado de
esas autorizaciones.

Había un proyecto de obra, de acuerdo con el "Modelo de Unidades
Médicas" de la dependencia, con un costo de construcción de 38.4
millones y el costo del equipamiento, de 13.6 millones, es decir un
total de 52.07 millones.

Patrón Laviada hizo entrega de la obra, con los avances logrados hasta
ese momento, además de documentación y dinero, lo mismo en efectivo
que en cuentas bancarias.

Sin embargo en el 2010, el gobierno estatal ya había gastado más de
cien millones en la construcción de dicho centro hospitalario, sin
ninguna justificación, lo que evidenció que esa obra servía a
funcionarios federales y estatales solamente para desviar recursos,
mediante operaciones ilícitas.

Hubo incluso la simulación de una auditoría de obra, para tratar de
justificar que el proyecto original del hospital estaba mal planeado
y, por lo tanto se requería de más dinero para terminarlo de acuerdo
con la norma.

En esa inspección, las autoridades emitieron un documento con
recomendaciones generales, pero no un dictamen técnico, como
correspondía y ni el gobierno federal y estatal, acreditaron la
supuesta mala planeación que fue el argumento de Ivonne Aracelly
Ortega Pacheco para justificar el dispendio.

Ante el derroche y para deslindarse del asunto, Patrón Laviada
solicitó información para conocer el informe sobre la supuesta mala
planeación del hospital que incrementó el presupuesto.

En respuesta, el Comité de Información de la Secretaría de Salud,
emitió el 13 de junio de 2013 una "resolución de inexistencia" en
todas las dependencias del gobierno federal. Al pedir copia de ese
documento a las unidades de transparencia del gobierno federal, las
dependencias consultadas respondieron que no existía ese documento, no
obstante que el mismo Patrón Laviada tenía en su poder una copia de
dicha resolución

El documento, fechado el 30 de enero de 2007, dice textualmente: "(...)
el grupo técnico de esta Comisión (COFEPRIS) comprobó que se han
cumplido los requisitos establecidos en la normatividad vigente', en
la construcción del Hospital Regional de Tekax".

Al derroche de los millones de pesos, hay que añadir que Ivonne
Aracelly dispuso discrecionalmente de decenas de plazas de médicos y
enfermeras previstas para ese hospital.

Ante ese tipo de acciones, Patrón Laviada presentó su denuncia formal
ante el entonces secretario de la Función Pública, Salvador Vega
Casillas, pero el gobierno federal decidió proteger a Ivonne Ortega,
al grado tal que el propio presidente Felipe Calderón Hinojosa, al que
le envió copia de la denuncia, jamás respondió.

Ante las imputaciones, Ortega Pacheco argumentó que la obra fue mal
planeada y con errores en la construcción, razón por la cual el
entonces presidente Calderón Hinojosa, no autorizó mayores recursos
para concluirla.

Pese a tan desastrosos resultados con la fallida construcción del
hospital Tekax, en 2012 Ortega Pacheco aprobó otra obra similar; la
del Hospital Tikul, bajo el esquema de Proyectos de Prestación de
Servicios (PPS), que implicaba que el contratista asumiría el costo
del proyecto de construcción equipamientos y mantenimiento del
inmueble y los equipos.

Contaría con 90 camas y costaría más de mil 100 millones de pesos que
el gobierno pagaría en 25 años. Al paso del tiempo la empresa
responsable no terminó los trabajos y el gobierno local rescindió el
contrato.

El asunto se complicó con las declaraciones del secretario estatal de
Salud, Jorge Mendoza Mézquita, quien dijo que en ese lugar no estaba
especificada la construcción de un hospital, lo que derivó en un
litigio para determinar la posesión del terreno.

Otro pendiente que sigue en obra negra, es el Palacio de la
Civilización Maya, o el Museo de la Cultura Maya (ni el nombre han
definido), en el municipio de Yaxcabá, al oriente del Estado. La
primera piedra fue colocada el 21 de diciembre de 2009 por Ivonne
Arecelly y estaría listo en 2014.

En principio costaría 411 millones de pesos, que serían pagados con
abonos anuales de 31 millones de pesos, cubiertos durante 21 años.

Después se sabría que la deuda si perduraría los 21 años, pero ya era
de 4 mil 643 millones y que se pagarían anualmente 221 millones de
pesos.

A la fecha el terreno del proyecto, que fue adjudicado a una empresa
de Tijuana, de la que forma parte Carlos Hank Rohn, amigo personal de
Jorge Esma Bazán, director del Patronato Cultur y cercano a Ortega
Pacheco, se encuentra en total abandono.

Otro millonario proyecto que no ha avanzado, comenzó en enero de 2009,
con la supuesta construcción del desarrollo inmobiliario Flamingo
Lakes en Dzemul. Según el proyecto original este Resort dispondría de
890 hectáreas, de las cuales 340 estarían destinadas a la
conservación.

También se encuentra en "etapa" de construcción.

El Palacio de la Música, es otra genialidad pero ya de Rolando Zapata
Bello, quien colocó la primera piedra en agosto de 2016.

El proyecto, que calificó como "máxima obra cultural y musical del
sureste", tendrá un costo inicial (sin los incrementos que pudieran
darse durante su edificación), de 323 millones y quedará terminada en
año y medio.

A 6 meses, solamente han sido puestos los cimientos.

Zapata Bello también ordenó la adquisición de un edificio por 200
millones de pesos, que serviría para alojar diversas oficinas del
gobierno del estado, con lo que se lograrían ahorros sustanciales por
concepto de rentas y pago de estacionamiento.

Dijo que la compra figura dentro de su "plan de austeridad" y que
solamente dio como "enganche" 30 millones; el resto lo cubrirá en 49
abonos, el último el 12 de agosto de 2018, justo cuatro meses antes de
que concluya su gestión como gobernante.

El edificio albergaría a la Contraloría General del Estado, la
Consejería Jurídica, la Secretaría Técnica del Gabinete, Planeación y
Evaluación y la Coordinación General de Proyectos Estratégicos del
Despacho del Gobernador.

Su secretario de Administración y Finanzas, Roberto Rodríguez Asaf,
dijo que el inmueble no se puede ocupar aún "porque se están haciendo
adecuaciones de voz, datos y tecnologías de la información específica
que requieren algunas áreas" (¿?).

A la fecha, la edificación está abandonada e inutilizada.

Esas son los "elefantes blancos" que ha sido posible conocer por su
magnitud y su por su dispendio, pero hay muchos otros más en diversos
municipios de Yucatán, que en algún momento tuvieron un movimiento
importante, pero que al paso del tiempo están abandonados y sólo son
utilizados como depósitos de basura o como espacio para que los
grafiteros expongan sus inquietudes, como el del Centro Histórico de
la ciudad, que fuera sede del Congreso del Estado.

Hay un terreno ubicado en avenida Mayapán, que se supone serviría para
la segunda etapa de la construcción de viviendas económicas que
realiza el Instituto de la Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY). La
barda ha sido parcialmente demolida y el predio está lleno de maleza,
cubierto con grafitis.

Casi enfrente de dicho inmueble, se ubica la termoeléctrica de la
Comisión Federal de Electricidad "Nachi Cocom", la cual, por el alto
costo que implicaba, dejó de producir energía en 2010; el terreno está
subutilizado, pues sólo sirve como depósito de vehículos.

Por otra parte, cabe acotar que Ivonne Ortega, durante su quinquenio,
de julio de 2007 a septiembre de 2012, dejó a su estado con una deuda
de mil 858 millones de pesos, convirtiéndose en la gobernadora que más
endeudó a Yucatán.

Última actualización el Lunes, 13 de Noviembre de 2017 09:41

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar